Alicia Machado, ex Miss Universo 1996, anunció que pronto publicará un libro en el que narrará los “abusos de poder, prepotencia y racismo” que sufrió.

Dentro de la polémica desatada por los comentarios del precandidato a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump, en contra de los mexicanos y ahora de la colombiana Paulina Vega, se han sumado rumores de una supuesta discriminación y maltrato a las candidatas latinas en Miss Universo.

El martes, Alicia Machado, ex Miss Universo 1996, anunció que pronto publicará un libro en el que narrará los “abusos de poder, prepotencia y racismo” que sufrió ella, siendo menor de edad, de parte del dueño del certamen.

Y aunque ya se refirió a él como un “imbécil”, la actriz y exreina no expresará, por ahora, ante la prensa más comentarios sobre los dichos de Trump. Pero eso sí dice que ella “manifestó su descontento y su desapruebo a la figura y comentarios del Sr. Trump desde hace bastante tiempo”.

Fue enfática al anunciar que por primera vez revelará, con detalles, “para que el mundo entero sepa realmente quién es este personaje, que ahora ha ganado incluso más notoriedad con sus ataques a la gente de México”.

Quien prefiere guardar distancia en esta polémica es la caleña y ex Señorita Colombia Lucía Aldana, quien asegura que algunas de sus afirmaciones sobre el concurso, hechas por ella hace dos años al llegar de Rusia, han sido sacadas de contexto. “Es una situación que en este momento solo le incumbe a Paulina Vega y a Donald Trump”.

Sobre el supuesto trato preferencial que le diera la organización de Miss Universo a algunas reinas, expertos en reinados como el preparador Javier Murillo, aseguran que “eso no es nada nuevo. Los organizadores siempre escogen a unas candidatas para sacarlas ante la prensa y los patrocinadores, son las más fotografiadas, las que tienen más posibilidades y definitivamente en las que ellos se interesan. Esas siempre están en un mejor sitio”.

Quien fue más enfática en afirmar que fue “maltratada” por Trump ha sido la ex Miss Universo 2005, Natalie Glebova, quien aseguró que los desplantes del presidente del concurso incluyeron hechos imperdonables para ella: “Nunca se aprendió mi nombre, siempre me llamó Miss Universo”.

Para ex reinas colombianas como Catherine Daza, el que algunas representantes sean más destacadas por la organización durante el certamen es normal. “Siempre pasa. Es cierto que a las favoritas las llevaban a las ruedas de prensa y las demás se quedaban en el hotel. Pero es porque los mismos medios se encargan de querer entrevistar a determinadas candidatas. No le veo nada de malo”.

Ella afirma que no tuvo inconvenientes en el certamen. “La organización fue muy especial, tanto de los directivos como la logística. Fueron cumplidos con todas las actividades que se programaron y no tengo quejas. Los jurados que me tocaron, leyeron mi hoja de vida. Todas las preguntas que me hicieron eran basadas en esta”.

Respecto al enfrentamiento entre Trump y Paulina Vega, actual Miss Universo, Catherine dice que la respuesta de la colombiana frente a la crítica del magnate fue muy positiva. “Es consciente del papel que ella está jugando. Es muy complicado saber qué es lo que ella está viviendo en este momento. Si ese es el sueño de su vida, ¿quiénes somos nosotros para decirle qué debe hacer?”.

Para otros, se está exagerando en la dimensión que se ha dado al debate. La ex Señorita Colombia Catalina Robayo dice que “no todo puede ser como en Señorita Colombia, que hay 23 candidatas, sino que hay más de 100. Jamás hubo un rechazo, ni como persona ni como representante de un país”.



Este contenido ha sido publicado originalmente en Vanguardia.com en la siguiente dirección: http://www.vanguardia.com/entretenimiento/farandula/318511-discriminacion-y-maltrato-en-miss-universo. Si está pensando en hacer uso del mismo, recuerde que es obligación legal citar la fuente y por favor haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Vanguardia.com - Galvis Ramírez y Cía. S.A.



Escribir un comentario