heterosexuales

Más allá de lo que se ve en las novelas y el cine, la realidad de los celos es que es un sentimiento que incluye emociones y pensamientos — Dolor, ira, rabia, tristeza, miedo, pena y humillación— y hasta síntomas físicos que a menudo no son visibles para el mundo externo.

Entre las respuestas fisiológicas se encuentran aquellas que son típicas de trastornos de ansiedad y se traducen en hablar abiertamente del problema, gritar, llorar, usar el humor, tomar represalias, dejar a la otra persona o recurrir a la violencia.

Leer más...

Psicólogos de la Universidad de Edimburgo han descubierto que los genes condicionan en un cincuenta por ciento la capacidad de ser feliz de las personas gracias a que también determinan la personalidad, lo que llaman la "arquitectura genética de la personalidad".

El otro cincuenta por ciento dependería de factores externos tales como las relaciones sociales, la salud y el éxito laboral. Los genes, explica el estudio, juegan un gran papel en la forma en la que las personas perciben la vida, más que otros factores externos.

Leer más...

Un ritmo sexual mantenido durante toda la vida asegura una vejez con sexualidad. Ese ritmo lo marca cada pareja y si bien puede disminuir la cantidad de veces que se llega al coito no tiene porque desaparecer.

En el hombre las pérdidas reales se limitan a la disminución de la capacidad procreativa por la baja del proceso de espermatogénesis, el período refractario post-coito se alarga, pudiendo llegar a ser de días y la calidad de la erección disminuye, tanto en rigidez como en duración.

Leer más...

Respeto
Significa protección a la esencia del otro. Frente a ese otro tenemos la obligación de reconocer que somos distintos, de aceptar esas diferencias y de no presionarlo para que sea de la forma que nosotros queremos que sea. En la medida en que hacemos algo que sabemos que para el otro es una ofensa (interrumpirle cuando habla, ocultarle la verdad, etc.) estamos faltando el respeto con todas las de la ley.

Leer más...

Un reciente estudio realizado por el equipo de Oregon Health and Science University en Portland, Estados Unidos arrojó interesantes explicaciones sobre el efecto biológico que producen las bebidas alcohólicas: el estado de embriaguez refuerza la unión y la sociabilidad en las mujeres, las vuelve más cariñosas, mientras que a los hombres los vuelve infieles.

Para llegar a estos resultados los investigadores realizaron una fiesta de ratones con vodka. Eligieron a los ratones de la pradera porque se ha comprobado que son un ejemplo de fidelidad, y se utilizan generalmente para conocer la esencia biológica de la monogamia.

Después de la noche de copas, fueron analizados sus cerebros y comprobaron que el alcohol había afectado a los sistemas de neuropéptidos en el cerebro, que es el área de los roedores que influye en el comportamiento social y la ansiedad.

Casi el 100% de las hembras prefirieron interactuar con su antigua pareja y no con la recién presentada. Los machos borrachos hicieron todo lo contrario, rechazaron a sus amantes anteriores y mostraron más interés por las nuevas hembras, sin embargo todos los machos sobrios, se mostraron absolutamente fieles a su primera pareja.

Los resultados del estudio, fueron publicados en la revista “Actas de la Academia Nacional de Ciencias”.

H&H Últimos Comentarios

Elecciones 2016

Quien esta en Linea

Tenemos 3075 invitados y 33 miembros conectados
Doctora Maribel Network
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter

 


 

 

 

 

 



Increase your website traffic with Attracta.com