Log in

Cómo reducir el riesgo de perder la visión por glaucoma.

  • Published in portada

Al glaucoma se le conoce como el "ladrón silencioso de la visión", ya que en la mayoría de los casos no presenta síntomas, progresa de forma indetectable hasta que el daño al nervio óptico es irreversible, provocando la pérdida permanente de visión en diferentes grados. Esta enfermedad afecta aproximadamente a 3 millones de personas en Estados Unidos y es la causa principal de ceguera en personas mayores de 60 años.

La Glaucoma Research Foundation recomienda que las personas con un alto riesgo de desarrollar glaucoma, especialmente las personas de ascendencia africana mayores de 35 años de edad, aquellas a las que se les haya detectado alta presión ocular durante un examen de la vista, quienes tienen miopía o hipermetropía o que hayan experimentado trauma o lesión oculars, quienes padecen diabetes, migrañas, hipertensión arterial o mala circulación sanguínea y todas las personas mayores de 60 años de edad, se deben someter a un examen de la vista con las pupilas dilatadas cada uno o dos años.

¿Existe cura? Con un diagnóstico a tiempo y tratamiento adecuado, el glaucoma puede controlarse, aunque la pérdida de visión causada por el glaucoma no es reversible. Mantener la presión ocular bajo control es muy importante para proteger el nervio óptico y evitar la pérdida de la visión.

¿Es posible reducir el riesgo de padecer glaucoma? Según un estudio recién publicado en Ophthalmology, la revista de la Academia Estadounidense de Oftalmología, las personas que realizan actividades físicas de forma regular, pueden frenar la pérdida de la visión por glaucoma. Investigadores del Reino Unido hallaron una asociación entre el estilo de vida sedentario y los factores que aumentan el riesgo de desarrollo de glaucoma concluyendo que la realización de actividad deportiva es beneficiosa en la reducción del riesgo de desarrollar glaucoma. Existe evidencia preliminar que vincula al ejercicio regular con una reducción en la presión ocular. Además, el ejercicio regular ayuda a controlar otros posibles factores de riesgo, como la diabetes y la presión arterial elevada. Sin embargo, las personas con ciertas formas de glaucoma pueden experimentar un incremento en la presión ocular después del ejercicio extenuante, por lo que es importante consultar con su médico antes de empezar un programa de ejercicio.

Otro estudio publicado en el Journal Glaucoma mostró que un plan de relajamiento con meditación puede reducir la presión ocular en pacientes con glaucoma y mejorar la calidad de vida al reducir las hormonas del estrés.

En cuanto a la alimentación, un estudio mostró que las personas que consumían más verduras tenían un riesgo entre 20 y 30 % inferior de presentar glaucoma ya que los nitratos de las verduras se pueden convertir en óxido nítrico, el cual mejora el flujo sanguíneo y ayuda a regular la presión interna del ojo.

Además de realizar ejercicio de forma regular y consumir una dieta rica en frutas y vegetales, especialmente verduras, es importante no fumar y mantener un peso saludable. Las personas con índice de masa corporal elevado tienen mayor riesgo de diabetes, y la diabetes es un factor de riesgo de glaucoma. Tener un índice de masa corporal demasiado bajo también se vincula con el aumento del riesgo de glaucoma.

Definitivamente, cambios en el estilo de vida pueden ayudar a los pacientes de esta condición a conservar la visión.

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.