Log in

Aprendamos a aceptar el paso de los años y darle el significado adecuado.

En la sociedad actual que vivimos, donde se rinde un culto casi absoluto al cuerpo, cada vez se hace más difícil aceptar el envejecimiento y tenemos que perder el miedo a envejecer. También se hace difícil aceptar la jubilación, ya sea porque la relacionamos con la temida vejez o por la necesidad que nos obliga a seguir trabajando para sustentarnos económicamente.

El envejecimiento es una preparación a una realidad a la que hay que enfrentarse con un nuevo espíritu para lograr adaptarse. Tenemos también que aceptar la jubilación en algún punto, la cual nos ayudará a detener el ritmo frenético del estrés laboral y dará una pausa en nuestra vida vertiginosa para dedicarnos a entender hacia dónde dirigimos nuestras fuerzas. Prepararse para la jubilación es importante pues no importa cuándo una persona se jubile, sino cómo lo hace, según aconsejan los expertos; la jubilación puede de por sí causar un estrés psicológico que aumente el riesgo de demencia y es muy común caer en la depression. Mientras que algunas personas enfrentan con alegría el final de sus días de trabajo, otros experimentan ansiedad y depresión cuando pierden la estimulación mental y las relaciones sociales laborales. Entre las medidas preventivas están comer alimentos saludables, no fumar, practicar actividad física y buscar algo que nos guste, además de trabajar, a lo cual podamos dedicar parte del tiempo que tengamos disponible en el futuro.

Pero, por otro lado, a quienes esperan ansiosos la edad para jubilarse, la ciencia les tiene la mala noticia que para mantener el cerebro vital hay que llevar una vida siempre activa. Es que, pese a lo que se cree, retirarse del mercado laboral y pasar el resto de la vida relajado, por más atractivo que resulte, no es el mejor plan para mantener el cerebro activo. La evidencia creciente muestra que permanecer activo laboralmente en la vejez es bueno no sólo para una estable situación económica, sino también para la salud y la agudeza mental.

La OMS, utiliza el término envejecimiento activo y se refiere a un proceso que involucra componentes físicos, mentales y sociales del individuo, con el objetivo de mejorar la calidad de vida en el envejecimiento; no se refiere solo a la actividad física, sino también a la actividad mental. Pero la actividad física regular es muy importante pues reduce el riesgo de muchas enfermedades relacionadas con la edad y retrasa la evolución de las enfermedades crónicas. La actividad física al igual que la dieta, es un factor protector contra el deterioro cognitivo.

La sociedad tiende a glorificar la juventud y a representar la vejez como algo que debe evitarse, pero los expertos aseguran que, a medida que envejeces, no tiene por qué disminuir tu calidad de vida. El avance de la ciencia y la tecnología y los cuidados preventivos en la salud permiten a los seres humanos vivir mucho más y mejor. Por esto, los expertos proponen dejar de llamar "clase pasiva" a la tercera edad.

Y ¿sabes cuál es la alternativa a envejecer? Morir joven. Entonces, tenemos que tener la capacidad de adaptarnos al contexto cambiante de nuestras vidas y darle el significado adecuado al envejecimiento.

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.