Log in

Actualidad

Alerta sobre el uso de colorantes en los alimentos.

Cada vez son más las condiciones de salud que se asocian al uso de los colorantes en los alimentos. Entre los colorantes más señalados como dañinos están el Rojo 40, el Amarillo 5 y el Amarillo 6, de los cuales se obtienen la mayoría de los demás colores. Estos aditivos además de ser relacionados con alergias, cáncer, daños en los órganos y otros problemas de salud, también se asocian con un empeoramiento en los niños de condiciones como el autismo, la hiperactividad y el déficit de atención.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), no ha prohibido el uso de los colorantes, ya que hay sectores que sostienen que aún no hay evidencia suficiente que relacione los colorantes con las enfermedades mencionadas.

Sin embargo, estos son los colores que han sido prohibidos en algunos países europeos:

  • Azul 1 - Daño cromosomático.
  • Azul 2 - Cáncer cerebral.
  • Rojo 2 - Cáncer de vejiga.
  • Rojo 3 - Daño cromosomático, cáncer de tiroide y efecto neuroquímico y de comportamiento.
  • Verde 3 - Cáncer de vejiga
  • Rojo 40 - Daño cromosomático y línfomas.
  • Amarillo 5 - Daño cromosomático, linfomas, alergias, asma, hiperactividad, comportamiento violento, insomnio y cáncer de tiroide.
  • Amarillo 6 - Asma, hiperatividad, urticaria, daño cromosomático y cáncer de tiroides.

Cuando los alimentos te parezcan demasiado atractivos por sus colores, debes detenerte y pensar antes lo que puede representar su consumo para tu organismo.

Organización Mundial de la Salud indica: sarampión, diarreas y paludismo relacionados con desnutrición.

La desnutrición aumenta la probabilidad de contraer enfermedades infecciosas como la diarrea, el sarampión, el paludismo y enfermedades respiratorias como la neumonía, y la malnutrición crónica puede afectar al desarrollo físico y mental de un niño pequeño, advierte la Organización Mundial de la Salud.

Estas deficiencias se producen cuando una persona no obtiene una cantidad suficiente de vitaminas y minerales importantes a través de su dieta. La vitamina A por ejemplo es esencial en la formación y mantenimiento de dientes, huesos, tejidos blandos y para el normal funcionamiento del sistema inmunológico y la visión. Este importante nutriente lo encontramos en verduras como la zanahoria y la calabaza, alimentos de origen animal como los huevos y la leche y en frutas como las naranjas.

En poblaciones con altos niveles de malnutrición, en particular aquellas con deficiencia de vitamina A y que no reciben una atención sanitaria adecuada, el sarampión puede llegar a matar al 3-6% de los casos.

El consumo de este nutriente podría salvar hasta 600 mil vidas al año y prevenir millones de padecimientos graves. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, 190 millones de menores de cinco años no reciben suficiente cantidad de este nutriente para mantenerse saludables.

 

¡ATENCION! Graves riesgos de la dieta Keto.

Ya sabemos que las dietas se mueven a menudo por tendencias y desafortunadamente la popularidad va por delante de demostraciones científicas sobre sus riesgos para la salud.

Una de las últimas novedades es la dieta cetogénica o dieta Keto, que consiste en ingerir solo grasas (hasta 75% en total) y pocos carbohidratos y fibras. (5 al 20%). Y te preguntarás ¿cómo se pierde tanto de peso consumiendo tanta grasa? Porque al no consumir carbohidratos ni proteínas, alimentos escenciales para el funcionamiento del organismo, el cuerpo entonces utiliza las grasas que tienes depositadas en él, para transformarlas en energía. El hígado deja de consumir glucosa como forma de energía y la sustituye por la proveniente de la grasa. El cuerpo entra en un estado de “cetosis”, las reservas de grasa en el cuerpo son convertidas en cetonas, que alimentan los músculos y el cerebro en lugar de glucosa. El cuerpo se convierte en una máquina de quemar grasa. Los cuerpos cetónicos promueven la ausencia de hambre y hay una sensación mayor de saciedad por la alta presencia de proteínas y grasas, que son más difíciles de digerir que los hidratos. Es, sencillamente, una nueva version de la dieta Dukan que permite adelgazar de forma rápida, pero arriesgando la salud.

Una nueva investigación publicada en la revista Journal of Physiology ha confirmado que las dietas cetogénicas pueden causar un mayor riesgo de diabetes tipo 2 en la etapa inicial de la dieta. En su estudio, los investigadores han demostrado que este tipo de dieta 'milagro' altera el proceso para controlar los niveles de azúcar en la sangre, provocando además resistencia a la insulina en el hígado.

Además de un mayor riesgo de diabetes, los altos índices de colesterol pudieran provocar una falla sistémica en el organismo y derivar en arritmias o ataque al corazón o cerebro, puede generar episodios de estreñimiento por la falta de fibras, calambres, mal aliento, astenia, provocar pérdida de energía, cansancio, fatiga y desmayos pues la falta de proteínas y carbohidratos incide en el desarrollo de las neuronas, limita al organismo de vitaminas y minerales indispensables por la reducción de vegetales y frutas, reduce el nivel cognitivo pues el cerebro reemplaza la glucosa por cuerpos cetónicos y en casos extremos pudiera producir cetoacidosis si los cuerpos cetónicos se incrementan de manera masiva en la sangre, llegando a producir daño en algunos órganos o incluso el coma.

Aunque los riesgos están latentes para todos, los mas vulnerables son las personas con problemas hepáticos o cardíacos, mujeres embarazadas o en período de lactancia, personas con insuficiencia renal, y existe un peligro potencial con el tema de los medicamentos, por ejemplo los medicamentos para la diabetes.

Ten presente que la dieta cetogénica no es una dieta que promueve hábitos de vida saludables ya que no incluye una alimentación equilibrada, es solo una riesgosa alternativa para perder peso y grasa. Y recuerda que para cualquier régimen nutricional es necesario ponerse en manos de nutricionistas y dietistas profesionales.

Relación entre el brócoli y la enfermedad pulmonar

 

Un estudio publicado en la revista Science Translational, realizado por científicos estadounidenses, descubre que un componente que se encuentra en los brotes del brócoli podría ayudar a eliminar las bacterias dañinas que afectan a los pulmones.

Se trata del sulforafano, un químico que está presente en las verduras de la familia de la col y que se presenta como un posible tratamiento para prevenir o reducir las infecciones que a menudo afectan a los fumadores y los pacientes con enfermedades pulmonares.

Técnica para conciliar el sueño en dos minutos.

Para quienes tienes dificultades para conciliar el sueños, en el libro Relax and Win: Championship Performance, de Lloyd Bud Winter se explica la técnica que la escuela de pilotos del Ejército de Estados Unidos desarrolló para que pudieran descansar lo mismo de día que de noche.

Estos son los pasos a seguir:

  • Primeramente debemos sentarnos en el borde de la cama y no tener ninguna luz encendida, solo la de la mesita de noche. Los celulares deben estar en silencio.
  • Luego hay que relajar los músculos faciales y para ello imitamos como si nos estuviéramos riendo y así los estiramos lo máximo possible y después los relajamos volviendo a la posición normal, hasta que sintamo la cara “desinflada”.
  • Después relajaremos nuestros hombros y brazos, como si algo los estuviera halando hacia abajo. Al mismo tiempo, debemos respirar profundamente y concentrarnos en escuchar el sonido del aire cuando inspiramos y espiramos.
  • Luego relajamos los músculos de las piernas de la misma forma, hasta tumbarnos por completo.
  • Una vez que todo el cuerpo esté relajado, pondremos nuestra mente en blanco durante unos 10 segundos, dejando escapar cualquier pensamiento que pase por nuestras cabezas.
  • Por último debemos imaginarnos tumbados dentro de una canoa, en un lago y mirando el azul del cielo ó en una hamaca que se mece lentamente.

Según el autor Bud Winter, conseguiremos dormirnos con mucha facilidad. Un 96% de los pilotos lograron dormirse con ella después de seis semanas de práctica.

Relacionan la grasa saturada con vulnerabilidad al Alzheimer

Una dieta rica en grasa saturada puede eliminar rápidamente un compuesto químico clave del cerebro que ayuda a proteger de la enfermedad de Alzheimer, según una investigación reciente.

Un estudio publicado  en la revista JAMA Neurology, halló que la grasa saturada de la dieta reduce los niveles en el organismo de la sustancia química apolipoproteína E, también conocida como ApoE, que ayuda a "sacar" a las proteínas beta amiloideas del cerebro.

"Las personas que tenían una dieta rica en grasas saturadas y en azúcar mostraban un cambio en la ApoE, de forma que la ApoE era menos capaz de ayudar a eliminar la amiloidea", apuntó una miembro del equipo de investigación, Suzanne Craft, profesora de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wake Forest.

Las proteínas beta amiloideas que quedan sueltas en el cerebro tienen más probabilidades de formar placas que interfieren con la función neuronal, el tipo de placas halladas en los cerebros de los pacientes de Alzheimer.

La dieta también afectó directamente la cantidad de beta amiloidea suelta hallada en el líquido cefalorraquídeo, comentó Craft. Los que tenían una dieta rica en grasa saturada mostraban unos niveles más altos de beta amiloidea en el líquido cefalorraquídeo, mientras que las personas con una dieta baja en grasas saturadas en realidad observaron un declive en esos niveles, apuntó.

"La amiloidea que no se elimina (o que no se vincula con la ApoE para ser eliminada) tiene más probabilidades de convertirse en esta forma tóxica", advirtió Craft.

En el ensayo clínico, liderado por la Dra. Angela Hanson, del Sistema de Salud de Asuntos de Veteranos de Puget Sound en Seattle, participaron 20 personas mayores con una cognición normal y 27 que tenían un deterioro leve en el pensamiento, un precursor de la enfermedad de Alzheimer.

Todos los pacientes tenían casi 70 años, y se les asignó al azar a dietas que contenían la misma cantidad de calorías, pero que eran o ricas o pobres en grasas saturadas. En las dietas ricas en grasas saturadas, el 45 por ciento de la energía total provenía de las grasas, y más de una cuarta parte del total de grasa eran grasas saturadas. En las dietas bajas en grasas saturadas el 25 por ciento de la energía provenía de las grasas, mientras que las grasas saturadas conformaban menos del siete por ciento del total de grasa.

Tras apenas un mes, las dietas provocaron cambios en las cantidades de beta amiloidea y ApoE en el líquido cefalorraquídeo de los participantes, apuntaron los investigadores.

"La dieta puede realmente cambiar los niveles de estas proteínas tóxicas y de los mediadores que ayudan a eliminar a las amiloideas", señaló Craft. "Las dietas que son muy ricas en colesterol malo parecen interferir con la capacidad de la ApoE de eliminar la amiloidea".

Una experta en gerontología que redactó un editorial que acompaña al estudio en la revista, no pensó que el vínculo estaba tan claro.

Aunque el estudio mostró que la dieta puede afectar a la química cerebral, no vincula definitivamente la dieta con el riesgo de Alzheimer de una persona, comentó la Dra. Deborah Blacker, directora de la Universidad de Investigación en Gerontología del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

"¿Es plausible decir que esto podría afectar el riesgo de presentar la patología del Alzheimer en el cerebro? No es lo que muestra", dijo Blacker, quien también trabaja en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard. "Muestra que algunos de los compuestos químicos relacionados con la patología del Alzheimer pueden cambiar en respuesta a factores de la dieta".

Sin embargo, el estudio sí ofrece un conocimiento importante sobre el valor de una buena nutrición, aseguró.

"La lección importante a partir de este estudio es que una intervención dietética puede cambiar el registro de amiloidea del cerebro en formas muy constantes y aparentemente significativas, en un periodo corto", escribió Blacker en el editorial. "¿Cambia esto la práctica clínica entre los que aconsejan a pacientes que desean evitar la demencia? Probablemente no, pero añade otra pequeña prueba a la creciente evidencia de que cuidar el corazón probablemente también sea bueno para el cerebro".

Las personas se enfocan en la dieta en términos del peso y de la salud del corazón, pero obvian el factor de que la nutrición puede ser clave también para la función cognitiva, apuntó Craft.

"La dieta es un factor muy poco apreciado en términos de la función del cerebro", señaló. "Está bien establecido para el corazón, el colesterol y la sangre, pero la dieta es esencial para un envejecimiento saludable del cerebro. Muchas de las cosas que el cerebro necesita para funcionar de forma adecuada (los ácidos grasos y ciertos aminoácidos) solo se hallan en la comida".

 

 

 

 

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.