Log in

Nutrición

¿Sabes que fumar puede podrirte el cerebro?

Una reciente investigación realizada por el King College de Londres que publica la revista Age and Ageing, confirma que fumar deteriora las funciones de memoria, aprendizaje y razonamiento del cerebro.

El estudio británico, después de analizar los vínculos entre la probabilidad de un ataque al corazón o un derrame cerebral y el estado del cerebro, expresa que la toxicidad del hábito de fumar va más allá de los pulmones, alcanza a todo el organismo, incluyendo también al cerebro.

Los investigadores afirmaron que este hábito "pudre" el cerebro. Por ello, consideran que "la gente necesita ser consciente de que el estilo de vida puede dañar la mente y el cuerpo".

Esto demuestra que el riesgo general de ataque cardiaco o accidente cerebrovascular está asociado con el deterioro cognitivo, y por ende con el tabaco.

 

 

 

 

 

  • Escrito por donyo
  • Categoría: Nutrición
  • Visto: 1854

¿Cómo combatir los molestos gases estomacales?

Entre las principales causas que provocan estos malestares están comer deprisa, no masticar correctamente los alimentos, ciertos medicamentos, hablar mientras se come, tomar bebidas gaseosas, aumentar la cantidad de fibra de forma repentina, y una posible intolerancia alimentaria que pudiera ser a la lactosa o a la fructosa, o alguna patología como el síndrome de intestino irritable o la enfermedad celíaca.

Es aconsejable disminuir o eliminar el consumo de:

  • Verduras: Col, coliflor, brócoli, legumbres, calabaza, cebollas y espárragos.
  • Frutas: Peras, manzanas y melocotones.
  • Cereales enteros o integrales y pan.
  • Bebidas: Refrescos con gas, leche y sus derivados como el queso o el helado.
  • Alimentos ultraprocesados: Alimentos que contienen lactosa y alimentos dietéticos y sin azúcar.
  • Alimentos con alto contenido de grasa: Bollería, carnes procesadas, fritos, etc.
  • Alimentos que contengan edulcorantes.

Recomendaciones generales:

  • Aunque las legumbres deben evitarse, al cocinarlas se deben hacer con alimentos carminativos, que ayudan a expulsar los gases, como el comino, el hinojo o el laurel.
  • Las infusiones más efectivas para disminuir los gases son la manzanilla, el hinojo, tila, menta y la hierbaluisa.
  • Los condimentos y especias carminativas como la hierbabuena, el comino, el orégano, el laurel, el anís verde, el anís estrellado, el cardamomo y la canela reducen la formación de gases.
  • La mejor forma de comer los granos es en forma de tofu o pasta de lenteja, de guisante, de garbanzo, etc.
  • Para quienes padecen de gases, las verduras debieran cocinarse en lugar de comerlas crudas, sobre todo por la noche.
  • Tomar mucha agua.
  • Practicar ejercicios físicos.
  • Dar un paseo después de comer para expulsar los gases de forma natural.

En general, para evitar los gases necesitamos una nutrición saludable, que excluya los alimentos ultraprocesados, realizar ejercicios y controlar el estrés.

 

  • Categoría: Nutrición
  • Visto: 662

¿Un impuesto a la carne roja y al jamón será la única manera de reducir su excesivo consumo?

Un reciente estudio que publica el Journal PLOS One propone un posible impuesto a la carne roja y al jamón para reducir su consumo, en beneficio de nuestra salud.

Según el análisis podría llegar a prevenir unas 200.000 muertes prematuras en todo el mundo, y económicamente supondría, un ahorro a nivel global estimado de hasta 400.000 millones en tratamientos médicos y casi 200.000 millones en impuestos.

La Organización Mundial de la Salud adviertre sobre el consumo excesivo de carne roja y la ha incluído en la lista de alimentos que pueden llegar a producir cáncer y enfermedades cardiovasculares, al igual que los productos cárnicos procesados.

Desafortunadamente, en la mayoría de los países donde en su mercado tiene una extrema importancia este tipo de carnes, será muy difícil o imposible imponer un impuesto de estas características. En España, por ejemplo, con el alto consumo del jamón, sería muy poco probable implementar este impuesto. En Estados Unidos, un alto consumidor de carne roja, el precio de un bistec se tendría que elevar un 160%. En Dinamarca se intentó imponer un impuesto similar al que se plantea en el estudio y hubo que retirarla por el rechazo social.

Aunque la carne roja no se compara con el alcohol, las drogas, el azúcar o el tabaco y es casi improbable lograr este impuesto a corto plazo, alguna solución se encontrará en beneficio de nuestra salud disminuyendo la incidencia de cáncer y enfermedades cardiovasculares y aumentando nuestra esperanza de vida.

 

  • Escrito por Salud al Día
  • Categoría: Nutrición
  • Visto: 510

Ordenar a los niños a vaciar el plato es contraproducente.

Aunque quizás crea que ser un miembro del "club de comer todo lo que hay en el plato" es algo que cesa cuando un niño es pequeño, una investigación reciente sugiere que hasta dos tercios de los padres siguen exhortando a sus hijos adolescentes a que se coman todo lo que hay en el plato, incluso aunque el adolescente tenga sobrepeso.

El estudio halló que el uso de conductas alimentarias controladoras era común en los padres de los adolescentes. Algunos padres presionan a sus hijos para que coman más, y otros para que coman menos.

No es sorprendente que las conductas restrictivas fueran más comunes entre los padres de niños con sobrepeso u obesidad, mientras que las conductas de presión para que coman eran más comunes entre los niños que no tenían sobrepeso.

"Los padres usan unos niveles altos de control, como la restricción y la presión para que coman", aseguró la autora del estudio, Katie Loth, dietista registrada, candidata doctoral y asistente de investigación de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis.

"Las conductas de algunos padres me sorprendieron, como creer que sus hijos deben comer todo lo que hay en el plato y no desperdiciar comida", apuntó Loth. "En los años 50, comer todo lo que había en el plato significaba algo distinto. Los tamaños de las porciones han crecido con el tiempo, y si anima a sus hijos a depender de los indicadores ambientales, por ejemplo la cantidad de comida en el plato o la hora del día, perderán la capacidad de confiar en las pistas internas para saber cuándo tienen hambre o están llenos".

Los resultados del estudio, fueron publicados en la revista Pediatrics.

A medida que aumentan las tasas de obesidad en los adolescentes estadounidenses, los investigadores buscan factores que podrían ser modificables para ayudar a los adolescentes a mantener un peso saludable. Hace mucho que las conductas de los padres relacionadas con la comida, ya sea restringir la comida o animar a los niños a comer más, se consideran como un factor en el peso de los niños.

Loth y colegas deseaban observar un grupo diverso de padres y adolescentes para ver si las conductas alimentarias de los padres se relacionaban realmente con el peso de los adolescentes.

Los ejemplos de las conductas restrictivas incluyen respuestas positivas a declaraciones como "me aseguro de que mi hijo no coma demasiados dulces" o "si no guío o regulo la alimentación de mi hijo, comería demasiado de su alimento favorito".

Los ejemplos de las conductas de presión para comer incluyen respuestas positivas a declaraciones como "mi hijo siempre debe comerse toda la comida del plato" o "si mi hijo dice que no tiene hambre, intento que coma de cualquier forma".

Los investigadores hallaron que las conductas alimentarias restrictivas eran más comunes entre los padres que tenían hijos con sobrepeso u obesos. Las conductas alimentarias de presión para comer eran más comunes entre los padres con hijos de peso normal.

Todos los expertos coinciden en que hay formas mejores para que los padres modelen unas conductas alimentarias saludables.

"Los niños comen como sus padres. Tiene que modelar el control de la porción y unas buenas opciones nutricionales", aconsejó Hobaugh. "La familia entera debe tomar una decisión en conjunto de aumentar la cantidad de frutas y verduras, y de reducir las calorías vacías de las bebidas".

"Los padres deben permitir a sus hijos tener libertad cuando comen", añadió Loth. "Los padres pueden controlar los tipos de comida que hay en la mesa, y poner muchas opciones saludables. Entonces, deje que el niño elija cuánto desea comer. Permítales que regulen su propia ingesta".

  • Categoría: Nutrición
  • Visto: 1506

Los jugos de frutas no son la opción mas saludable.

Muchos desayunamos un jugo de fruta todos los días, con la creencia de que es un hábito saludable.

Lo recomendable es consumir 5 porciones de frutas y verduras al día, pero un vaso de jugo es mucho más que una ración y contiene demasiada azúcar.

Es muy importante tener en cuenta el tamaño del vaso, pues por ejemplo, media taza de jugo 100% de naranja equivale a una porción de fruta.

Si tomas jugos envasados, el consumo de azúcar puede ser aún mayor, y en consecuencia, las probabilidades de subir de peso o tener niveles altos de azúcar en la sangre son mayores. Los expertos afirman que un vaso de jugo de manzana contiene unas cinco cucharaditas de azúcar.

Nunca se debe sustituir el consumo de fruta fresca, por jugo envasado.

Por otro lado, un reciente estudio indicó que los jugos de frutas pueden llegar a dañar seriamente los dientes por su contenido de azúcar y ácido. El estudio además señala, que si nos cepillamos los dientes, inmediatamente después de tomar el desayuno, el daño dental podría ser aún más grave, ya que la acidez de los jugos ablanda el esmalte al menos por una hora, haciéndolo más vulnerable.

"El ácido en el jugo de naranja es tan fuerte que literalmente desgasta los dientes", señala el estudio liderado por YanFang Ren, un profesor asociado en el departamento de odontología de la Universidad de Rochester. "Es un problema potencialmente serio para aquellos que acostumbran tomar jugos de fruta a diario".

Comer fruta en distintos horarios del día, ya sea en el desayuno o en las meriendas, es la opción más saludable para consumir la cantidad de fruta adecuada.

 

 

  • Categoría: Nutrición
  • Visto: 4514

Frutas y verduras para un bronceado natural y seguro.

Científicos de la Universidad de Bristol, en el Reino Unido, han llegado a la conclusión, en un estudio que publica la revista científica Evolution and Human Behaviour, que comer frutas y verduras broncea la piel de forma efectiva.

Como parte de sus experimentos, Stephen y sus colegas usaron software informático para manipular el color de la piel en las fotografías de medio centenar de rostros y preguntaron a los participantes qué caras parecían más saludables, si aquellas cuyo color era mejorado por el bronceado solar o las que mostraban el efecto de los carotenoides. Todos escogieron la segunda opción.

  • Categoría: Nutrición
  • Visto: 5510

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.