Log in

Conozca la enfermedad que se ha llevado al mago de la tecnología

No requiere presentaciones, muy pocos no reconocen su nombre, pero todos si con seguridad conocen su gran obra. Muere Steve Jobs el genio de Apple, dejando un gran vacío en el corazón de todos.

 

El cáncer de páncreas, enfermedad que acabó con la vida de este genio visionario, es una enfermedad considerada inaccesible porque en su primera etapa no da síntomas y solo suele diagnosticasrse en etapas avanzadas y cuando la curación es muy poco probable. El cáncer de páncreas se considera por los expertos una dolencia de ejecutivos, en cuya vida hay muchos brindis, no hay tiempo para comer en casa y más bien el alimento principal lo constituye sándwiches grasosos, además que la persona siempre está rodeada de estrés. Todo ello predispone a esta enfermedad.

 

Exploremos la enfermedad a la que Jobs se enfrentó valientemente por años:

 

Este particular tipo de cáncer pancréatico se conoce como tumor neuroendocrino de células de los islotes, y se presenta en las células que producen las hormonas que controlan los niveles de azúcar en la sangre. Se desarrolla con más lentitud  y es menos agresivo que otros tipos de cánceres pancreáticos lo que les permite a los pacientes vivir con la enfermedad durante algunos años,  pero si otros órganos se ven afectados, las condiciones de salud comienzan a deteriorarse muy rápidamente. 

Steve Jobs primero, se sometió a una cirugía para eliminar el tumor primario en el 2004. Cinco años más tarde, recibió un trasplante de hígado para eliminar el cáncer que alcanzó ese órgano.  Los tumores neuroendocrinos, por lo general, se propagan del páncreas al hígado. El sistema inmunológico de la persona que recibe el trasplante se deprime para evitar un rechazo, y esta debilidad abre la puerta no sólo a que regrese el cáncer original, sino a que se presenten otros tipos de cáncer. 

 

Los tumores de las células de los islotes pueden o no dar síntomas.  Si las hormonas que segregan las células causan síntomas se consideran funcionales y por lo general son benignos. Si las hormonas que segregan no causan síntomas se denominan no funcionales y en su mayoría son cancerosos.  Los síntomas los produce el cáncer a medida que crece, y por la posición de la glándula, los cambios de la misma no se detectan con facilidad. Un tumor de las células de los islotes no funcional puede crecer durante un periodo largo de tiempo sin causar síntomas, se va agrandando e incluso puede propagarse a otras partes del cuerpo antes de causar síntomas. Cuando aparecen los síntomas, el tumor canceroso se encuentra ya en una etapa avanzada y su tratamiento resulta más difícil. De ahí la importancia, de controlar los factores que aumentan las posibilidades de que una persona padezca cáncer pancreático.

 

Y cuáles son esos factores de riesgo externos que predisponen a esta enfermedad?

 

- El estrés sin lugar dudas ocupa un papel predominante, ya que altera toda la bioquímica del cuerpo. La carga estresante y hechos emocionales negativos deterioran las capacidades del sistema inmunologico. Esto corrobora porque muchos identifican el cáncer pancreático como una enfermedad de ejecutivos.  Los sistemas endocrino e inmune se ven muy afectados por los estados emocionales negativos.

El estrés y las situaciones angustiosas agreden al organismo provocándole enfermedades de carácter físico. Esta agresión es interpretada por el organismo y su respuesta es la defensa produciendo las células adecuadas para ello de manera desordenada. Nuestro estado psíquico incide en nuestro sistema inmunológico alterándolo y dependiendo del tipo de estado psíquico, puede fortalecerlo o en su defecto debilitarlo. En la actual sociedad en la que nos encontramos, donde el ritmo de vida ya está marcado, hay pocas opciones de escapar del estrés y los ritmos frenéticos, pero hay que intentarlo, y definitivamente este factor de riesgo lo podemos controlar.

- El exceso del alcohol: 4 de cada 10 casos de cáncer pancreático está relacionado con el consumo de bebidas alcohólicas y este factor de riesgo lo podemos controlar.

- El hábito de fumar: los fumadores tienen entre 2 a 3 veces más posibilidades de desarrollar este cáncer. Otro factor que podemos controlar

- Estilo de vida: consumo excesivo de carne y grasas, exceso de peso y la falta de ejercicio.

- Exposición a ciertos productos químicos (pesticidas, colorantes y derivados del petróleo)

El cáncer de pancreas es un peligroso enemigo que no discrimina, no lo detiene ni la fama, ni el poder. Nuestras mejores armas son la información y el conocimiento para reducir los factores de riesgo, alejar el estrés de nuestras vidas y practicar a diario hábitos positivos para la salud.

 

“Si vives cada día como si fuera el último, algún día acertarás...  Acordarse de que vas a morir es la mejor manera de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo, no hay razón para que no sigas tu corazón...Tu tiempo es limitado, no lo desprecies". Y con esa filosofía, este mago revolucionó la tecnología y cambió nuestras vidas. Te amaremos por siempre Steve.

 

 

 

 

  • Published in portada
Subscribe to this RSS feed

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.